Se conoce como mindfulness para niños a una técnica que procura que ellos aprendan a elegir qué hacer con lo que sienten o piensan y, de ese modo, sepan cultivar la compasión y la resiliencia (resistencia a los fracasos o dificultades).

Para muchos, se trata de una nueva herramienta tendiente a combatir el acoso escolar ( bullying) y para encontrar apoyo en casos de problemas de conducta o déficit atencional. “Efectivamente, ayuda mucho”.

Los niños de hoy suelen ser inquietos y dispersos. A algunos les cuesta conciliar el

sueño, otros  están  incluso estresados.  ¿Cómo ayudarlos  a  calmarse  y  relajarse?

¿Cómo lograr que se concentren en lo que hacen?

Mindfulness para niños responde a la gran necesidad existente para encontrar un poco de tranquilidad, tanto física como mental, entre tantas horas de colegio, actividades extraescolares, deberes, celebraciones… ¡Demasiadas cosas!

 

Son muchos los beneficios que el Mindfulness proporciona a los niños:

▪  Mejora el aprendizaje, la atención, la creatividad y el rendimiento académico.

▪  Pueden concentrarse mejor e ignorar las distracciones.

▪   Les ayuda   a regular sus emociones, a encontrar la tranquilidad y el equilibrio cuando se sienten enfadados, angustiados, molestos…y a sentirse más seguros.

▪   Aumenta la introspección, ven más claramente lo que sucede en su interior, en su exterior, en los demás y en su entorno.

▪  Desarrollan la compasión y la amabilidad hacia si mismos y hacia los demás.

▪   Mejora las habilidades prosociales como la paciencia, la empatía, la alegría por el bienestar de los demás.

Mindfulness para niños: beneficios y retos actuales

Los beneficios del Mindfulness para niños son aceptados por países tan relevantes en educación como Reino Unido, Canadá, Holanda, Estados Unidos o Australia. Estas naciones tienen como objetivo incluirlo en los planes docentes, de manera que en

2020 esté en todos los centros. De momento, se está introduciendo de manera progresiva en las escuelas infantiles: la intención es aprovechar la edad en la que el cerebro del niño es mucho más receptivo a dichas prácticas.

Si nos preguntamos a qué edad es más conveniente empezar con el Mindfulness, los 3 años es sin duda una de las etapas más idóneas para hacerlo, pero no olvidemos que si queremos conseguir resultados tenemos que ser constantes hasta que la novedad se trasforme en hábito, después solo habrá que seguir con la inercia.

Son muchos los beneficios que el Mindfulness proporciona a los niños:

▪  Mejora el aprendizaje, la atención, la creatividad y el rendimiento académico.

▪  Pueden concentrarse mejor e ignorar las distracciones.

▪ Les ayuda   a regular sus emociones, a encontrar la tranquilidad y el equilibrio cuando se sienten enfadados, angustiados, molestos…y a sentirse más seguros.

▪ Aumenta la introspección, ven más claramente lo que sucede en su interior, en su exterior, en los demás y en su entorno.

▪  Desarrollan la compasión y la amabilidad hacia si mismos y hacia los demás.

▪            Mejora las habilidades prosociales como la paciencia, la empatía, la alegría por el bienestar de los demás.El Mindfulness para niños tiene como principal objetivo despertar su curiosidad, su atención. Conseguir que su capacidad de asombro no caduque nunca, así como su interés por conectar con el exterior desde un interior más relajado, más receptivo y confiado.

Estar más atentos a esa capacidad para focalizar mucho mejor la atención hacia determinados estímulos potenciará su concentración. Algo sin duda esencial en este mundo tan sobrecargado de estímulos y estimulantes, donde los más pequeños carecen  de  filtros  razonables  y  estables  con  los  que  gestionar  tal  avalancha sensorial y perceptiva.

 

Si le enseñáramos meditación  a cada niño de ocho años, eliminaríamos la violencia en solo una generación  . Dalai Lama

Mindfulness va más allá de un simple compendio de ejercicios para instaurarse casi en nosotros como un estilo de vida. Sus técnicas, su filosofía y su enfoque propician  a  menudo  cambios  en  nosotros  lo  bastante  grandes  como  para facilitarnos perspectivas novedosas.

Los niños, por su parte, serán capaces desde bien temprano de gestionar mucho mejor sus emociones negativas, de entender el origen de su rabia o de su tristeza para canalizarla de forma adecuada. Algo así mejorará al máximo sus habilidades sociales, su forma de relacionarse, por ejemplo evitando situaciones de violencia y agresividad en el aula.

Mindfulness para niños: estrategias útiles y divertidas para iniciarlos.

Algo importante  aclarar  que el Mindfulness para niños no se limita en exclusiva a enseñarles a meditar, a cómo relajarse o a respirar. Va muchísimo más allá. No podemos olvidar que Mindfulness se relaciona también con la alimentación, con el trabajo, con el modo de relacionarnos, de hacer deporte y en todos los contextos de la vida.

  TECNICAS MINDFULNESS

Minutos   de  contemplación

Sensaciones del cuerpo, observación de los pensamientos, anclar la conciencia con la Respiración.

Camina    lentamente

Caminar lentamente observando los movimientos del cuerpo, los pies, la respiración y los pensamientos.

Come    conscientemente

Introduce un alimento en la boca, observar las sensaciones, la textura, el olor, el sabor.

 

 

 

GRACIAS POR SU  ATENCIÓN.

 

¿Te ha sido de utilidad este artículo?
[Total: 4 Average: 5]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies